El nuevo Sistema de Lanzamiento Espacial

SLS-orion

Autor: Fernando Duque Tobón –

El nuevo Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por su sigla en ingles ) es un ambicioso proyecto de la Nasa que busca ofrecer un sistema de transporte con cohetes para astronautas, tanto para orbitas bajas (la estación Espacial Internacional) como a orbitas altas que permitan el viaje espacial a otros astros del sistema solar. La retirada del servicio de los transbordadores espaciales por su alto costo de mantenimiento y su escasa versatilidad (solo puede realizar viajes a orbitas bajas), han ocasionado que los Estados Unidos dependan -en la actualidad y hasta el 2.018- de otros países para enviar hombres al espacio. Abolir ésta dependencia, que genera problemas de autonomía y soberanía en los proyectos espaciales tripulados estadounidenses, es la razón política que impulsa este proyecto.

El SLS es un programa que combina y estimula la inversión privada en conjunto con la Estatal para desarrollar proyectos espaciales. Space X y otras empresas privadas norteamericanas tienen en la actualidad contratos para desarrollar cohetes que puedan colocar en órbitas bajas, cargas de unas pocas toneladas o astronautas, según sea el caso; de tal manera que en un futuro cercano el servicio de transporte para astronautas gringos o carga hasta la Estación Espacial Internacional (EEI) será prestado por empresas privadas. De esta manera, la Nasa puede concentrarse en el desarrollo de los cohetes y naves para la investigación, tripulada o no, del espacio profundo. El primer gran lunar de éste programa y que va a ocasionar atrasos en los cronogramas de ejecución del programa espacial con empresas privadas es el estallido hace aproximadamente dos meses de un cohete Space X que haría de carguero para la EEI.

La mayor novedad en el SLS son los nuevos cohetes que reemplazaran al retirado Transbordador y que cambiaran la manera en que se ingresa a la tierra para volver a utilizar el sistema empleado en el Programa Apolo. Ahora, Los astronautas no viajaran en un transbordador sino en una capsula _una especie de lenteja- que albergará a cuatro tripulantes (seis si es para orbitas bajas) que irá en la parte superior de un cohete de dos etapas. La capsula Orión, puesta a prueba el 4 de diciembre, es similar en forma a las utilizadas en el Programa Apolo, pero es más grande y obviamente está dotada con los mejores adelantos científicos de la actualidad y su mayor novedad está en que aterrizara mediante paracaídas sobre el mar y no sobre una pista.

Los nuevos cohetes del SLS serán de tres tipos. El primero, que aquí llamaremos SLS1 porque carecen de nombres, será capaz de elevar 70 toneladas de carga útil al espacio y está en los actuales momentos en desarrollo. Según los cronogramas de la Nasa, éste cohete SLS1 solo estará terminado para finales del año 2.018. Es de tener en cuenta que el cohete Delta V utilizado en la exitosa prueba que se realizó el pasado 4 de diciembre no hace parte de éste cohete. El SLS1 será un cohete totalmente nuevo aunque sus motores sean reciclados de los obsoletos transbordadores.

El segundo cohete, el SLS2 será un cohete con capacidad para poner en órbita hasta 95 toneladas y utilizará unos motores nuevos, los J2X que están en fase de experimentación. Este cohete deberá estar listo para mediados de la década del veinte del presente siglo, aunque la fase de diseño no se ha iniciado aún y las exigencias de presupuesto son preocupantes.

El tercer cohete del programa SLS será el mayor cohete construido en la historia humana y será capaz de elevar 130 toneladas en orbitas altas, lo que lo convertirá en una nave capaz de llevar humanos por el sistema solar. De ésta nave solo se conocen sus especificaciones y su diseño está supeditado al éxito del SLS2. Esta nave si tendría las capacidades mínimas para ir a Marte y se supone que estaría lista para principios de la década del treinta.

El problema del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) es que está pensado para llevar astronautas al espacio y ésta condición multiplica por más de 10 los presupuestos de la investigación espacial. Ya hay quejas en la Nasa debido a que el SLS está absorbiendo gran cantidad de dinero que podría ser utilizado en misiones espaciales no tripuladas que generan muy buena información como han sido las misiones robóticas a Marte o las sondas enviadas a varios cometas.

El gran escollo de la investigación espacial está en la consecución de fondos para desarrollar los proyectos y el mejor ejemplo para mostrar estas dificultades es el propio Sistema de Lanzamiento Espacial. Aunque es un programa estrictamente norteamericano, el Modulo de Servicio de los nuevos cohetes del SLS estadounidenses será fabricado y diseñado en Europa y esto demuestra que la investigación espacial tripulada del Sistema Solar no será hecha por países en forma individual, sino por alianzas entre varios de ellos no solo por razones científicas sino económicas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s