Paradojas en Astrobiología

astrob

Por Fernando Duque – Biologo Marino

En los últimos meses han aparecido dos anuncios que son paradójicos para las expectativas sobre vida en otros planetas. El primero dice que no se encontraron mundos civilizados en cien mil galaxias localizadas alrededor nuestro. A ésta conclusión se llegó después de buscar infructuosamente en los espectros luminosos de las galaxias, las huellas infrarrojas que delatarían la presencia de civilizaciones inteligentes consumidoras de energía. (1) El otro anuncio confirma que la luna Encelado (Saturno) tiene un océano global de agua salada bajo una corteza externa de hielo que cubre todo la luna y que en ese océano eternamente oscuro podría haber vida. (2) Es interesante que una noticia nos reduce las expectativas de encontrar vida fuera de nuestro planeta, por lo menos civilizada, y la otra nos amplia ese horizonte a lugares aparentemente muy fríos donde antes considerábamos que el agua debería estar congelada. Esta es la paradoja.

El primer anuncio es por lo menos desalentador, especialmente para el Programa Seti, que intenta infructuosamente desde hace décadas encontrar una respuesta civilizada a sus saludos espaciales. La verdad es que la investigación no cubre la totalidad de galaxias que existen en nuestro vecindario, sino solo aquellas que han sido fotografiadas por el telescopio WISE, que no son pocas, pero que sí representan una muestra significativa de nuestro vecindario. Aunque 100 mil galaxias pueden ser pocas, todas están en nuestra cercanía y eso es lo preocupante. Aparentemente no tenemos vecinos cerca a nuestra galaxia.

Sin embargo, no hay que desanimarse. Algunos proponen que las civilizaciones avanzadas pueden borrar sus huellas energéticas y mantener un silencio extraplanetario para evitar ser encontradas por otras civilizaciones. Con éste argumento, el anuncio de la ausencia de civilizaciones extraterrestre no podría interpretarse como definitivo. Esa precaución es apenas lógica, si recordamos que la agresividad ha sido partera de la historia humana. No todas las civilizaciones extraterrestres pueden considerarse pacíficas.

Otro punto de los optimistas a la vida extraterrestre dice, que la dificultad de encontrar una civilización extraterrestre fuera del sistema solar, se debe a que es necesario que ambas civilizaciones (Emisora y receptora) estén más o menos en el mismo nivel de desarrollo tecnológico para que exista comunicación. Si la receptora está en niveles inferiores de desarrollo tecnológico, pues obviamente no podrá responder y seguramente tampoco escuchará el mensaje. Si está mucho más avanzada, es posible que no quiera responder, como medida de precaución o simplemente no responda (o se esconda) por los efectos dañinos del encuentro entre civilizaciones con diferente nivel de desarrollo, especialmente para la civilización más atrasada.

En cuanto a la confirmación que Encelado tiene un océano global de agua salada bajo su corteza de hielo, éste información amplía el horizonte para buscar vida en lugares del espacio que hasta hace poco considerábamos como poco probables para albergar vida. Encelado es una luna de Saturno, localizada a casi de 1.300 millones de kilómetros del sol, con temperaturas superficiales que nunca superan los 120° centígrados bajo cero y totalmente por fuera de la llamada “Zona Ricitos de Oro”, en la cual, se supone que el agua podría mantenerse líquida por largos períodos de tiempo. Sin embargo, por razones desconocidas (posiblemente el efecto de mareas, que genera calor interno y vuelven líquida el agua), Encelado mantiene un océano de cientos de kilómetros de profundidad que contiene más agua que todos los océanos terrestres juntos y acabando así, con el argumento de que solo en la “Zona ricitos de oro” es posible encontrar agua líquida alrededor de una estrella.

encelado

Imagen de la Nasa. 2.015

El otro punto interesante sobre Encelado, es que es una luna, no es un planeta. No es la primera vez que algunas lunas de nuestro sistema solar son reportadas teniendo agua líquida y sustancias orgánicas dentro de sus cortezas lunares. Tal es el caso de Europa, Titán y Encelado, que han sido reportadas como portadoras de ambas sustancias precursoras de la vida. Esto es lo nuevo e interesante, la posibilidad de que una luna, no un planeta, tenga vida.

La posibilidad de que exista vida fuera de nuestro planeta, plantea una paradoja final. Dicen, aunque no está comprobado, que el que mejor postuló ésta disyuntiva fue Arthur C. Clarke, el autor de 2.001, Odisea del Espacio, la famosa novela de ciencia/ficción convertida en un clásico del cine, quién al referirse a cualquiera de las dos alternativas sobre la vida en el universo, manifestó que no sabe que es peor de aterrador: Que el universo este lleno de vida o que estemos solos en él.

Referencias:

(1)The G infrared search for extraterrestrial civilizations with large energy supplies. III. The reddest extended sources in wise

Roger L. Griffith et Al. 2015 Abril 15. The Astrophysical Journal Supplement SeriesVolume 217.

http://iopscience.iop.org/article/10.1088/0067-0049/217/2/25

(2) Cassini Finds Global Ocean in Saturn’s Moon Enceladus. Nasa/JPL. 2015

http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2015-298

Anuncios

Una respuesta a “Paradojas en Astrobiología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s